mano linfedema

¿Sabes qué es el linfedema?

¿Sabes qué es el Linfedema?

mano linfedema

El linfedema es una enfermedad crónica y progresiva que afecta a un número significativo de la población, y tiene un efecto negativo tanto en la salud física como psicosocial del paciente.

El linfedema es una enfermedad crónica y progresiva que afecta a un número significativo de la población, y tiene un efecto negativo tanto en la salud física como psicosocial del paciente.

¿Qué pacientes pueden tener linfedema?

En los países desarrollados, la causa principal del linfedema es secundaria a una linfadenectomía para el tratamiento del cáncer, especialmente cáncer de mama y cánceres ginecológicos, con un riesgo aumentado en los casos que reciben radioterapia.

El linfedema primario es infrecuente. La incidencia de linfedema tras el tratamiento del cáncer de mama se estima en un 24 a 49% tras mastectomía y un 4 a 28% tras tumorectomía.

Las pacientes que requieren un tratamiento más agresivo así como radioterapia tienen un riesgo mayor de desarrollar linfedema. Las pacientes sometidas a biopsia selectiva de ganglio centinela tienen una incidencia menor de linfedema, de un 5 a un 7%.

linfedema cancer mama

Además del tratamiento del cáncer de mama, existen otras neoplasias malignas cuyo tratamiento quirúrgico puede conllevar linfedema, como son el melanoma (16%), cánceres ginecológicos (20%), cánceres genitourinarios (10%), neoplasias de cabeza y cuello (4%)y sarcomas (30%).

¿Cómo se produce el linfedema?

El linfedema se produce por una interrupción del transporte linfático, que conlleva la acumulación de líquido y la formación de edema o hinchazón, así como un depósito de grasa y fibrosis posteriormente por una respuesta inflamatoria amplificada.

¿Cómo se manifiesta el linfedema?

El linfedema se manifiesta como edema blando en estadios precoces de la enfermedad, progresando a una induración crónica, sobrecrecimiento de la extremidad afectada y desfiguramiento.  El aumento de tamaño de la extremidad puede interferir con la movilidad y afectar a la imagen corporal. Produce una morbilidad tanto física como psicosocial significativa, que puede mejorar con un manejo apropiado, evitando su progresión hasta estadios en los que puede convertirse en extremadamente difícil de manejar.

¿Tiene tratamiento el linfedema?

A pesar de que el linfedema puede mejorar de forma drástica con un tratamiento apropiado, muchos pacientes reciben un tratamiento inadecuado, no conocen la posibilidad de tratamiento específico o no saben dónde buscar ayuda.

Existen opciones no quirúrgicas, también denominadas tratamiento conservador, que constituyen el enfoque terapéutico convencional basado en la rehabilitación, dirigiéndose las terapias a disminuir el volumen y evitar la progresión del linfedema, además de las posibles complicaciones, como la inflamación, la celulitis o la degeneración neoplásica.

tratamiento linfedema

Tratamiento quirúrgico del linfedema

En los últimos años han ido evolucionando los procedimientos quirúrgicos, ya sea con intención paliativa (reducción con extirpación de la piel y el tejido celular subcutáneo en casos graves) o curativa, en las que las técnicas microquirúrgicas podrían tener ventajas sobre los enfoques convencionales. 

Se trata de operaciones fisiológicas, que reconstruyen el sistema de transporte linfático que drena la linfa en los ganglios linfáticos y el sistema venoso. Estas técnicas incluyen la anastomosis de vasos linfáticos, anastomosis linfático- venosas, y la transferencia vascularizada de ganglios linfáticos. Estas dos últimas son las más utilizadas. El principal objetivo de la microcirugía del linfedema es ofrecer una solución funcional que mejore el flujo linfático en el miembro afectado por el linfedema y procure una disminución del exceso de volumen, revirtiendo o deteniendo la progresión de la enfermedad. La pretensión de microcirugía fisiológica es ser una terapia curativa del linfedema, que elimine a largo plazo la necesidad de tratamiento conservador, como la fisioterapia o las medias de compresión.

 

La anastomosis linfaticovenosa es una técnica microquirúrgica que consiste en la realización de un bypass desde los vasos linfáticos funcionantes hacia las venas subcutáneas. Los vasos linfáticos se visualizan usando cámaras de fluorescencia PhotoDynamic Eye (PDE), previa inyección intradérmica  subcutánea de colorante verde de indocianina. El abordaje se realiza mediante pequeñas incisiones en las regiones adecuadas para el tratamiento según las pruebas preoperatorias y, una vez localizados los vasos linfáticos, se suturan a las venas adyacentes.

tejido linfedema

La transferencia de ganglios linfáticos es otro tratamiento fisiológico del linfedema, en el que se realiza  la exéresis del tejido cicatricial y se sustituye por tejido vascularizado con contenido de ganglios linfáticos mediante técnicas de microcirugía.

La intervención quirúrgica es realizada por un especialista en cirugía plástica y reparadora y controlada por un especialista en anestesiología y reanimación. La técnica debe ser realizada por personal entrenado. El postoperatorio incluye terapia física, rehabilitadora y ocupacional durante un tiempo variable y educación al paciente. El objetivo es que los pacientes puedan prescindir de la terapia rehabilitadora y la cirugía sea curativa.

El procedimiento debe realizarse bajo anestesia general, y el tiempo quirúrgico varía en función del número de anastomosis linfático-venosas necesarias y la necesidad o no de realizar transferencia de ganglios linfáticos (entre 1 y 5 horas). El ingreso postoperatorio es de 24h.



¿Quieres recibir un email cuando publique una nueva entrada en el blog?

Deja un comentario