PREGUNTAS FRECUENTES QUE MIS PACIENTES TIENEN SOBRE LOS TRATAMIENTOS DE PECHO

A continuación, respondo a las preguntas que suelen hacerme más frecuentemente mis pacientes, sobre los tratamientos de mama:

El postoperatorio de una cirugía mamaria suele ser bien tolerado por las pacientes. Las molestias propias de los primeros días se calman bien con la medicación que te prescribiremos, y en menos de una semana podrás dejarla y te sentirás mucho mejor.

Disponemos de unos probadores con los que podremos simular el volumen de prótesis que utilizaremos en tu caso, para que puedas comprobar previamente a la cirugía y con tu propia ropa delante del espejo el volumen que conseguiremos con cada tipo de prótesis.

Al colocar unas prótesis de mama conseguiremos llenar toda la superficie de la mama, incluyendo la parte interna y superior, más o menos en función del volumen y tipo de prótesis que utilicemos. Si tu pecho está muy separado, puede ser necesario asociar otro tipo de técnicas, como el injerto de grasa, para conseguir un escote más bonito.

Depende de tu profesión. Podrás realizar vida normal a partir de la primera semana, sin realizar esfuerzos. Si tu profesión no implica realizar esfuerzos con los brazos, en una o dos semanas podrás incorporarte de nuevo sin problemas. Sin embargo, si tienes una profesión físicamente demandante, puedes tardar tres o cuatro semanas en recuperar la fuerza en los brazos.

Al principio es normal tener menos sensibilidad en el pecho, pero a medida que pasan las semanas irás recuperándola progresivamente.

Las prótesis de última generación se someten a estrictos controles de calidad, que garantizan su durabilidad y fiabilidad a largo plazo. Solo habrá que cambiarlas si se rompieran o se deteriorasen, o si por los cambios asociados a la edad fuese necesaria una nueva cirugía para mantener los resultados.

No es necesario dar masajes en el postoperatorio inmediato con las prótesis actuales, es una costumbre del pasado. De hecho, no es conveniente, ya que la prótesis podría desplazarse y agrandar el bolsillo ajustado que hemos realizado de forma meticulosa durante la cirugía, lo que podría comprometer el resultado final. 

Las cicatrices son de pequeño tamaño y en zonas camufladas del pecho, generalmente en el surco de la mama, aunque también puede hacerse alrededor de la areola o en la axila. Los primeros meses, las cicatrices tendrán un tono rosado, pero con el paso del tiempo irán adquiriendo una tonalidad blanquecina, hasta convertirse en una fina línea prácticamente imperceptible.

Sí, la cirugía de aumento de pecho, sobre todo si se realiza a través del surco de la mama, que es nuestro método preferido, no altera la glándula mamaria, ya que accedemos directamente al plano submuscular en el que colocamos habitualmente la prótesis.

Sin embargo, todo dependerá de la capacidad de dar de mamar que tengas individualmente, ya que hay mujeres que no tienen esta capacidad independientemente de haberse sometido a una cirugía de pecho o no. Si tienes esta capacidad, la cirugía de aumento de pecho no afectará a la lactancia ni a la calidad ni cantidad de leche que producirás.

Sí, podrás seguir tus controles mamarios habituales. De hecho, la presencia de una prótesis en posición submuscular, independiente de la glándula mamaria, facilita incluso la visualización del tejido mamario.

Podrás iniciar la actividad física de forma progresiva a partir de las 3-4 semanas, y recuperar tu actividad habitual con la misma intensidad en 2-3 meses.

Las pacientes con prótesis de mama no tienen más riesgo de sufrir un cáncer de mama, ni tienen peor evolución si lo desarrollan en relación con las mujeres sin prótesis de mama. De hecho, las prótesis de mama se utilizan como primera opción en un porcentaje muy elevado de pacientes sometidas a mastectomía por esta enfermedad, sin que aumente el riesgo de reaparición del cáncer, y mejorando de forma significativa su calidad de vida.

De hecho, al ser portadora de prótesis de mama, te recomendaremos unos controles específicos que pueden incluso facilitar el diagnóstico precoz de lesiones de pequeño de tamaño, que en otras circunstancias habrían sido diagnosticadas en un estadio más evolucionando, favoreciendo un tratamiento menos agresivo y con mejor pronóstico.

Sí, podrás someterte a una cirugía de mamas sin problema. Comprobaremos previamente a la cirugía que actualmente no tienes ninguna lesión sospechosa, y posteriormente a la cirugía podrás continuar con tus revisiones y controles tanto clínicos como mamográficos.

Sería necesario retirarla y cambiarla por una nueva mediante cirugía. Las prótesis actuales están compuestas por un gel de silicona altamente cohesivo, lo que significa que es más espeso y por lo tanto que es muy difícil que salga de su envoltorio. Además, los controles ecográficos que te recomendaremos, es difícil que esta complicación pase desapercibida.

Generalmente se realiza con anestesia general. Así conseguimos que el músculo esté completamente relajado y que la cirugía sea más limpia y atraumática. Estarás completamente dormida y controlada por el anestesista. También puede realizarse con anestesia local y sedación, sobre todo si quieres que la recuperación inmediata de la anestesia sea más rápida y puedas marcharte pronto a casa después de la cirugía.

Sí, generalmente recomendamos 24 horas de hospitalización, ya que en este periodo es fundamental el reposo, y así podemos administrar la medicación por vía intravenosa. Sin embargo, si lo prefieres y en determinados casos, podrás marcharte antes a casa siguiendo de forma cuidadosa nuestras indicaciones.

Generalmente un aumento de pecho suele durar una hora. Si tenemos que realizar una elevación, el procedimiento puede alargarse una hora más. En el caso de la reducción de pecho, el tiempo de cirugía puede variar de dos a tres horas en función sobre todo del volumen de la mama.

Actualmente existen múltiples fabricantes de prótesis, que ofrecen unos catálogos muy amplios con una gran variedad de tipos de gel de silicona, con diferentes grados de cohesividad, así como distintas formas (redondas y anatómicas o en forma de gota) y dimensiones de las prótesis, dentro de cada fabricante y también distintos entre ellos. Esto nos permite elegir entre una gran variedad de tipos de prótesis para poder obtener el mejor resultado en cada paciente.

Te cuento más en este post de mi blog

Generalmente se colocan por debajo del músculo pectoral a través de una pequeña incición en el surco inferior de la mama, aunque en ocasiones también pueden colocarse por encima del músculo, y por otras vías de acceso, como la areola o la axila.

Actualmente disponemos de múltiples tipos de prótesis que se ajustan a cada paciente y a sus deseos. Eligiendo bien el tipo de prótesis que necesitas, tanto en forma, proyección, composición y volumen, conseguiremos el resultado natural que deseas.