PREGUNTAS FRECUENTES QUE MIS PACIENTES TIENEN SOBRE ABDOMINOPLASTIA

A continuación, respondo a las preguntas que suelen hacerme más frecuentemente mis pacientes sobre la abdominoplastia:

Durante la abdominoplastia, se realiza una plicatura de los músculos rectos abdominales, que consiste en una sutura entre los dos músculos en la línea media del abdomen, creando un retensado muscular que consigue retener el contenido abdominal y aplanar el abdomen. Además, la abdominoplastia puede combinarse con otros procedimientos de remodelamiento corporal, como la liposucción, que ayuda a aplanar y crear una forma adecuada del abdomen, eliminando el exceso de grasa subcutánea.

Sin embargo, con esta técnica no podemos actuar sobre la grasa intraabdominal, por lo que en los casos en los que exista un predominio de esta localización de la grasa, no conseguiremos un vientre completamente plano.

Lo más frecuente en una abdominoplastia convencional es realizar una extirpación en bloque del tejido dermograso sobrante en la parte inferior del abdomen, lo que resulta en una cicatriz en la parte baja del abdomen, sobre la zona púbica, fácilmente camuflable. Es similar a una cicatriz de cesárea, pero generalmente algo más larga.

En la técnica convencional, suele ser necesaria una transposición o reanclaje del ombligo para mantenerlo en su ubicación una vez hemos extirpado el tejido sobrante, por lo que también quedará una cicatriz alrededor del ombligo, que suele esconderse en su interior.

Por lo tanto, aunque las cicatrices son grandes por tratarse de intervención de envergadura, estas se realizan estratégicamente en zonas poco visibles, que podrás esconder con tu ropa interior.

El postoperatorio de una abdominoplastia es largo, pero no doloroso. Sí es habitual una sensación de tensión y agujetas, ya que para obtener unos resultados óptimos suele ser necesario acortar la distancia entre los músculos del abdomen y mantenerlos unidos en el centro. Durante las primeras horas tras la intervención, al permanecer ingresado en el hospital, se te administrarán fármacos analgésicos por vía intravenosa que disminuirán estas molestias, y al alta, podrás seguir con esta medicación por vía oral.

La abdominoplastia no impide ni dificulta el embarazo, ya que los tejidos siguen siendo distendibles. Sin embargo, si tienes la idea de quedarte embarazada de nuevo, lo más adecuado es esperar para intervenirte después del embarazo. La presión uterina sobre la pared abdominal hace que los músculos rectos abdominales se separen y que se distienda la piel abdominal, lo que hace que los resultados de la intervención previa se pierdan y sea necesaria una nueva intervención.

Sí. Esta situación ocurre sobre todo cuando una paciente sometida a una abdominoplastia pasa por un embarazo. En estos casos, se utilizan las cicatrices ya existentes para el nuevo procedimiento.